La celebración de una boda judía

Las bodas suelen ser muy similares cuando se trata de las convencionales y no interviene ninguna religión en particular. Sin embargo, hay ocasiones en las cuales suele varias, dependiendo de la creencia que tenga la pareja que contrae matrimonio. En este artículo explicaremos a grandes rasgos las cualidades principales de la celebración judía que tiene algunos detalles muy atractivos para tener en cuenta.

La primera regla que se tiene en cuenta es que ambos tienen que pertenecer a la misma corriente de fe, sino no se puede establecer el casamiento. Hay algunos casos en los cuales las familias aceptan a una persona sin esa creencia, aunque son la minoría. Pero en el común denominador, lo que se suele dar es un paso de conversión hacía esa comunidad.

Bodas

Lo que sigue es normal en todos los casamientos, ya que el hombre debe amar a la mujer como a sí mismo, respetar su cuerpo y educar a sus hijos hacía el camino correcto, sin importar si en ese momento ya existe, o si están en un proyecto a largo plazo. Al igual que la boda católica, los novios tendrán que anotarse en la sinagoga de su elección para poder tener una entrevista con el Rabino que los casará en la iglesia.

La Ketuba es el contrato matrimonial, por medio del cual se sella la ceremonia judía y se explica los derechos que conlleva el matrimonio y las obligaciones que tiene el esposo para con su esposa. Estas son proveerla de alimento y ropa además de cuidarla, amarla y protegerla. Dicho contrato se les proporciona a las persona en la sinagoga.

Por último, hay que mencionar que los recuerdos son tan imborrables como en cualquier otra celebración, y el consumo que se suele llevar adelante es el mismo.